Home

Palabras clave

Decisión marco

La Decisión marco es un instrumento utilizado para aproximar las disposiciones legislativas y reglamentarias de los Estados miembros. Propuesta por iniciativa de la Comisión o de un Estado miembro, debe ser adoptada por unanimidad. Vincula a los Estados miembros en cuanto a los resultados que deben alcanzarse y deja a las instancias nacionales la decisión sobre la forma y los instrumentos necesarios para alcanzarlos.

Derecho comunitario

En el sentido estricto del término, el Derecho comunitario se compone de los Tratados y de las normas contenidas en los actos aprobados por las instituciones comunitarias en aplicación de los Tratados.

En sentido amplio, son también Derecho comunitario los principios generales del Derecho, la jurisprudencia del Tribunal de Justicia, el Derecho que se derive de las relaciones exteriores de la Comunidad o el Derecho complementario originado en los actos convencionales celebrados entre los Estados miembros para la aplicación de los Tratados.

Estas normas de Derecho constituyen una parte de lo que se conoce como acervo comunitario.

Véase;

Acervo comunitario

Derecho de iniciativa

El derecho de iniciativa recae:

    · exclusivamente en la Comisión en el ámbito comunitario, puesto que el Consejo sólo decide a propuesta de la Comisión.

    · en los Estados miembros y en la Comisión en los ámbitos de la política exterior y de seguridad común, así como en algunas materias de justicia y asuntos de interior.

Además, el Consejo y el Parlamento Europeo pueden instar a la Comisión a formular iniciativas si lo consideran necesario.

Véase;

Marco institucional único
Comisión Europea
Pilares de la Unión Europea

Doble mayoría

Ante la perspectiva de una Europa ampliada, se han previsto algunas soluciones con el fin de conservar el equilibrio actual entre países grandes y pequeños en la toma de decisiones en el Consejo. Una de las soluciones propuestas consiste en exigir al mismo tiempo una mayoría de los votos expresados en el Consejo y que éstos representen a una mayoría de la población de la Unión. En la Conferencia Intergubernamental de Niza de diciembre de 2000, se adoptó un Protocolo sobre la ampliación de la Unión Europea que prevé que, a partir del 1 de enero de 2005, todo miembro del Consejo pueda solicitar que, cuando el Consejo deba decidir por mayoría cualificada, ésta esté supeditada a que los Estados miembros que hayan votado a favor representen al menos al 62% de la población total de la Unión.

Véase;

Mayoría cualificada
Ponderación de votos en el Consejo