Home

�Cuáles son los retos?

Desde hace más de medio siglo, los países de la Unión Europea viven en paz y comparten unos objetivos comunes: democracia, estabilidad y crecimiento.

Los ciudadanos de la Unión circulan libremente y se respeta y defiende el Estado de derecho. La Unión Europea es una de las tres regiones más prósperas del planeta, ya no existen barreras a las relaciones comerciales y el euro es una realidad.

Hoy es preciso hacer frente a nuevos retos, que constituyen otros tantos motores que llevan a la Unión Europea a reconsiderar su papel, a mejorar su funcionamiento, a encontrar nuevos cauces de progreso y de democracia.

Europa en el mundo

Europa, en un planeta mundializado y a la vez fragmentado, debe asumir sus responsabilidades en la gobernanza de la globalización, es decir en su organización y funcionamiento.

El papel que debe desempeñar es el de una potencia contraria a la violencia, al terror y al fanatismo, consciente de las injusticias que existen en el mundo, y activa.

La Unión Europea, al favorecer la cooperación internacional, aspira a que la evolución de las relaciones en el mundo se efectúe de manera beneficiosa para todos.

Europa desea que la mundialización se inscriba en un marco de principios éticos fundados en la solidaridad y el desarrollo sostenible.

Sólo es posible asumir esta ambición en el plano internacional si Europa se dota de los mecanismos necesarios para responder a estos retos, expresándose con una sola voz frente al mundo.

�Cuáles son esos mecanismos? Corresponde a la Convención inventarlos y proponerlos.

Las expectativas de los ciudadanos

Los ciudadanos europeos aprueban los grandes objetivos de la Unión, pero no siempre perciben la relación entre dichos objetivos y la actuación cotidiana de la Unión. Anhelan que las instituciones europeas sean menos lentas y rígidas y, sobre todo, una mayor transparencia.

Muchos piensan que la Unión debería prestar más atención a sus preocupaciones concretas, aunque sin intervenir en todo y a todos los niveles.

Aspiran a un mayor control de las decisiones que les afectan.

Ahora bien, al tiempo que los europeos piden mayor transparencia, respeto, eficacia y sencillez, también anhelan "más Europa".

Les preocupan ciertos temas: la justicia y la seguridad, la lucha contra la delincuencia, el control de los movimientos migratorios. Aspiran a contar con soluciones en los ámbitos del empleo, la lucha contra la pobreza, la exclusión social, la cohesión económica y social.

Abogan por un planteamiento común en materia de contaminación, cambio climático y seguridad de los alimentos.

Piden también más Europa en asuntos exteriores, de seguridad y de defensa.

En síntesis, los ciudadanos se remiten a la Unión Europea para abordar todos estos problemas trascendentales que en su opinión debemos afrontar juntos.

Al formular sus expectativas, los europeos colocan a sus responsables y a sus representantes frente a lo que puede parecer una paradoja: el deseo de una Europa sencilla y clara, respetuosa de las competencias de cada cual, pero que intervenga en una gama de sectores cada vez mayor.

Se pide a la Convención Europea que aporte nuevas respuestas y nuevas lógicas.

La ampliación de la Unión Europea

Cincuenta años después de su nacimiento, la Unión se encuentra en una encrucijada, en un punto de inflexión de su existencia. Es inminente la unificación de Europa. La Unión está a punto de ampliarse con más de diez nuevos Estados miembros, principalmente de Europa central y oriental, cerrando así definitivamente uno de los capítulos más negros de la historia de este continente.

Por fin, Europa está en camino de convertirse, en paz, en un todo coherente cuyos miembros comparten valores, ambiciones, proyectos, normas e instituciones.

Huelga decir, sin embargo, que esta evolución hacia una Europa con más de treinta miembros exige un planteamiento diferente del seguido hace cincuenta años, cuando seis países iniciaron el proceso de la Unión Europea.

�Cuál será ese planteamiento?

Europa cambia y, por consiguiente, el funcionamiento, las normas y el propio papel de la Unión Europea han de evolucionar.

En esta capacidad de cambio viene basándose la construcción europea desde hace más de cincuenta años, y hoy recae en la Convención Europea la labor de proponer una adaptación y una renovación del marco institucional y político europeo.

Para ello deberá proponer respuestas claras y consensuadas a ciertas preguntas fundamentales. He aquí algunas de ellas:

�Cómo organizar el reparto de competencias entre la Unión y los Estados miembros?

�Cómo definir mejor las respectivas funciones de las instituciones europeas?

�Cómo garantizar la coherencia y la eficacia de la actuación exterior de la Unión?

�Cómo reforzar la legitimidad de la Unión?

Al término de su mandato, durante el año 2003, la Convención presentará sus propuestas al Consejo Europeo en el que se reúnen periódicamente los jefes de Estado o de gobierno de los Estados miembros de la Unión. La próxima Conferencia Intergubernamental basará sus trabajos en estas propuestas.




Documentos de referencia :
Declaración de Laeken
Carta de los Derechos Fundamentales

Información complementaria :
La opinión de los europeos
Las instituciones de la Unión Europea
La Unión Europea en síntesis, con algunos datos cuantitativos